Descripción:

Las frutas deshidratadas son frutas a las que se les ha extraído la mayor parte de su contenido en agua a través de determinadas técnicas de secado o deshidratación.

Al no contener agua, las frutas deshidratadas reducen en gran medida su tamaño y se convierten en un aperitivo hipercalórico rico en nutrientes.

Además, gracias al proceso de deshidratación, estas frutas pueden conservarse en perfecto estado durante mucho más tiempo que la fruta fresca.

Existen dos grandes grupos dentro de las frutas deshidratadas:

Deshidratadas sin azúcar añadido y Deshidratadas con azúcar añadido.

Dentro del primer grupo están las Bayas de Goji, Ciruelas, Coco Laminado, Dátiles, higos, Jengibre, Mango, Melón, Orejones Albaricoque, Orejones Melocotón, Papaya, Pasas Y Piña.

Dentro del segundo grupo están el Albaricoque, Aloe Vera, Arándanos, Banana, Cerezas, Coco Dados, Dragón, Flor Hibisco, Fresa, Guayaba, Jengibre, Kiwi, Limón, Mango, Manzana, Melocotón, Melón, Moras Blancas, Naranja, Papaya, Pera, Physalis, Piña, Pomelo, Rambután…etc.

Valor Nutricional:

Las frutas secas o deshidratadas mantienen el mismo valor nutricional que una pieza de fruta fresca, pero sin el contenido de agua.

Debido a su reducido tamaño, por peso, contienen casi 4 veces más la cantidad de vitaminas y minerales que la pieza de fruta fresca y tampoco poseen grasa y son bajas en sodio.

Asimismo, las frutas deshidratadas son especialmente ricas en fibra y potasio y gracias a su elevado contenido de antioxidantes y otros compuestos vegetales ofrecen diversos beneficios saludables.

Las frutas deshidratadas también tienden a contener cantidades significativas de ácido fólico (vitamina B9), el cual participa en la creación de células nuevas y es fundamental durante el embarazo, ya que puede prevenir defectos congénitos en el bebé.

El contenido de vitamina C de las frutas deshidratadas es considerablemente menor que el de sus homólogas frescas.

Beneficios de las frutas deshidratadas

  1. Reducen el riesgo de padecer cáncer

Debido a su elevado contenido de sustancias antioxidantes, en su mayoría polifenoles, vitaminas y minerales, las frutas deshidratadas poseen importantes propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Los compuestos bioactivos presentes en la fruta deshidratada, como las antocianinas, acetogeninas, catequinas, cumarinas, ácidos fenólicos… hacen que sean un método prometedor de prevención contra el cáncer.

  1. Previenen enfermedades cardíacas

La alta concentración de nutrientes y antioxidantes de la fruta deshidratada previene el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas gracias a su actividad antioxidante y al efecto cardioprotector de algunos minerales y vitaminas de las frutas.

El elevado contenido de potasio de las frutas deshidratadas ayuda a reducir el riesgo de enfermedades del corazón al regular el nivel de tensión arterial.

  1. Mejora tránsito intestinal, nivel de colesterol y saciantes.

Las frutas deshidratadas son una fuente de fibra, un carbohidrato no digerible esencial para el organismo que mejora el tránsito intestinal previniendo el estreñimiento, contribuyen a bajar los niveles de colesterol, favorecen la microflora del colon y reducen la glucosa y la insulina.

Las frutas deshidratadas son eficaces laxantes. Contienen de promedio 12 gr. de fibra por cada 100 gr. de producto, es decir, una proporción mucho mayor que las frutas frescas.

La sensación de saciedad que dan las frutas deshidratadas se debe en gran medida a su contenido alto en fibra, aunque la proporción varía entre unas y otras y ayudan a reducir el apetito y favorecen la pérdida de peso.

  1. Reducido Índice Glucémico

Las frutas deshidratadas sin azúcar añadido gracias a su elevado contenido de fibra y antioxidantes polifenoles poseen un índice glucémico entre bajo y medio.

El índice glucémico es la rapidez con la que los alimentos causan picos en los niveles de glucosa después de una comida y un índice bajo está asociado a múltiples beneficios saludables y es muy adecuado para personas diabéticas. Los índices glucémicos son: Alto más de 70, Medio entre 56 y 69 y Bajo menos de 55. Los índices glucémicos de algunas frutas deshidratadas son: Uvas Pasas, 52; Dátiles 39; Albaricoques, 30; Ciruelas Secas, 29; Melocotón, 35; Manzana, 29, etc…

  1. Protección de los huesos.

Las frutas deshidratadas suelen tener grandes cantidades de nutrientes involucrados en la salud ósea, como el calcio, el magnesio, el boro o la vitamina K.

  1. Aportan Energía Vital

Las frutas deshidratadas son productos alimentarios muy recomendables para compensar parte de la energía que consumimos en nuestro quehacer diario, especialmente indicadas para los niños, las lactantes, las embarazadas, los estudiantes, para las personas que practican alguna actividad deportiva,…. y tomadas en cantidades razonables no alteran los valores energéticos de nuestra dieta por lo que se pueden incluir en las dietas de adelgazamiento saludables y ofrecen una completa dosis de micronutrientes como Potasio, Calcio, Hierro, Magnesio, Provitaminas A y E, Vitaminas B1, B2, B3 que están entre 3 y 5 veces más concentrados en las frutas deshidratadas frente a las frutas frescas.